Sadomasoquismo

A Mía le gusta maltratar a lo que considera sus afortunadas
víctimas, pero le gusta mucho más ser maltratada sexualmente. Todos le aburren.

Pero en cambio. Anthony es recio, a él no le gustan las cursis ni
tampoco el pintalabios en exceso que le dejan marcado en su genital.

Todas le parecen iguales; que hablan como perras y solo actúan como estúpidas enamoradas esperando a que sea él quien las guíe y les haga el amor.

Ambos tienen claro algo: Ellos solo Follan.

¿Pero qué pasaría si accidentalmente sus caminos se cruzaran?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *